Desarrollo socieconómico de El Torno, resultados al año 3

Sostenibilidad ambiental, desenvolvimiento económico y capacitación comunitaria en El Torno.

 Ya hemos recorrido tres años del programa de apoyo al desarrollo socioeconómico, ambientalmente sostenible de las comunidades de El Torno, Bolivia, proyecto apoyado por la Obra Social La Caixa y que en el año 2010-2011 ha logrado la mejora en la calidad de vida de 297 familias, destinatarias directas y cerca de 37.961 destinatarios indirectos.

 

Trabajando conjuntamente son las asociaciones locales, hemos incentivado la formación, el liderazgo y el fortalecimiento organizativo de los productores, con una visión de equidad de género y planificación territorial. El objetivo de las actividades llevadas a cabo es potenciar los sistemas productivos y la generación de ingresos para aumentar las retribuciones de las familias.

 

Desde los inicios, se ha impulsado la producción comunal en varias etapas: la cosecha, post cosecha y el mercadeo, teniendo en cuenta las potencialidades del suelo. Este es un mecanismo fundamental para lograr la sostenibilidad del proyecto, así como la asimilación de capacidades técnicas y el suministro de insumos y materiales, que permite que los agricultores bajen los costes e incrementen la producción. Un punto importante logrado en esta etapa es que, además de los rubros tradicionales (cítricos y porcinos), se han introducido actividades nuevas como el café y la piscicultura, y se ha fomentado la formación en ramas del turismo sostenible.

 

Formación y género

Uno de los ejes fundamentales sobre el que se apoya el proyecto es potenciar el papel de la mujer en la producción y en la comercialización, así como en los cargos directivos de las asociaciones, situación complicada dada la realidad social, en donde la mujer se encuentra mayormente abocada a las tareas domésticas. Ante esta situación, hemos realizado un acompañamiento y seguimiento que ha dado lugar a que ocho mujeres se posicionaran como líderes comunales y para la promoción, la producción y el turismo, y otras ocho capacitadas para trabajar en las ramas productiva y turística.

 

Respecto a la capacitación técnica de las familias beneficiarias directas, se realizaron 24 cursos de formación específicos en la producción de cerdos, la piscicultura, la lechería, los cítricos, el café y el turismo, y se avanzó en la instalación de las infraestructuras creadas en años anteriores para estos proyectos, tales como la compra de materiales, de plantas y semillas, y la firma de contratos con mayoristas y minoristas de la zona, todo esto contando con la asesoría y el seguimiento técnico de nuestra contraparte HOYAM MOJOS.  

 

Por otro lado, dada la posibilidad de construir corredores ecológicos, mejorar los caminos de acceso y crear circuitos turísticos, hemos becado a 20 jóvenes en la rama del turismo y a cuatro guías para aprender inglés, además de a tres jóvenes para que hagan la carrera de administración de empresas. En este ámbito también creemos que es beneficioso desarrollar un plan que potencie de forma sostenible las zonas turísticas a partir de la actualización de una página web ya creada y una nueva edición de material promocional.

 

En el marco de la ordenación territorial, se ha mejorado la gestión de micro cuencas mediante talleres de formación y campañas de concientización y difusión en todas las comunidades implicadas. 

 

La comunidad como sinergia

En cuanto al fortalecimiento organizativo de los productores agropecuarios del municipio, se han realizado talleres de fortalecimiento y cursos de capacitación y seguimiento en todas las comunidades, así como para las ocho asociaciones con las que trabajamos. El objetivo primordial es aunar sinergias para aprovechar los recursos humanos y económicos también con otras entidades de la zona, como la Alcaldía del Torno, la administración del parque AMBORO, la asociación ARA que trabaja temas medioambientales o el convenio de transferencia tecnológica entre la Agrupación de Piscicultores de El Torno y la Fundación MAUSA, que garantiza el acceso a recursos genéticos para la piscicultura.

 

Aún así, hemos de considerar que existe una falta de mejora en el funcionamiento diario de las asociaciones. Las mesas directivas requieren mayor preparación y los beneficiarios han denotado la necesidad de llegar a una mayor concientización y refuerzo comunitario para acelerar el empoderamiento, razón por la cual se seguirán implementando cursos de capacitación comunales.

 

En rasgos generales

Creemos que la valoración de este tercer año resulta positiva al haber cumplido con los objetivos específicos del programa y contar con la implicación de la comunidad y del equipo técnico de la contraparte HOYAM MOJOS. A día de hoy, las perspectivas de impacto son importantes ya que, al margen de fomentar rubros productivos tradicionales, se han introducido nuevos, como el café y la piscicultura, con muy buenas perspectivas para su comercialización en los mercados de la ciudad de Santa Cruz.

 

A lo largo del proyecto se han llevado a cabo algunos cambios en la zona de intervención respecto al seguimiento, que ha quedado bajo la supervisión de nuestros socios. Esto ha mejorado sustancialmente el resultado del programa, de la planificación y el control de resultados, ya que los procedimientos implementados son más directos y permiten medir la evolución del proyecto fácilmente.

 

La formación de los miembros de la comunidad ha sido una condición sine qua non a lo largo de todo el programa y lo seguirá siendo, siempre teniendo en cuenta la importancia y prioridad de los jóvenes y las mujeres en los procesos. Esperamos continuar en la misma línea y continuar alcanzando los resultados propuestos tal y como lo hemos hecho hasta el momento, siempre trabajando con la comunidad y ofreciendo nuestro apoyo cuando lo necesitan.