¿Te animas con el voluntariado?

Durante el 2010 los medios de comunicación nos han repetido hasta la saciedad que vivimos un periodo de crisis. Crisis económica, despidos, huelgas… Pero también crisis de valores, de generosidad, de tolerancia…Este año, el Voluntariado en CEAM ha sido especialmente una oportunidad para compartir con más personas las ideas que son el motor de esta ONGD y difundirlas en la sociedad.

En un momento de incertidumbre, el voluntariado se ha convertido en una herramienta para hacer frente a esa crisis de valores y potenciar el respeto, el conocimiento de otras culturas, el amor por la Naturaleza… valores imprescindibles para poder mejorar el mundo que tenemos actualmente. Por otro lado, es un modo de aprovechar el tiempo, profundizando en algunos temas y sobretodo la posibilidad de tener un momento y un espacio para poderlo compartir con quienes se suman a la causa.

Por eso, el voluntariado no es siempre una acción hacia fuera, hacia la sociedad. El voluntariado empieza con el desarrollo de la voluntad para querer comprender más qué es lo que sucede, los motivos, y de poder plasmar en acciones concretas aquello que vamos aprendiendo.

Uno de nuestros voluntarios en el taller de Tsimane
Uno de nuestros voluntarios en el taller de Tsimane imagenenaccion.org-Jose Sánchez

En CEAM hemos participado en la creación y elaboración del taller de dinamización para educación secundaria “Tsimane: reflexions sobre l’Amazònia Boliviana”. Dicho taller se realizaba tras ver la obra de títeres “Tsimane, un viatge a l’Amazònia Boliviana”. Con el taller hemos llevado a las aulas temas como progreso, tolerancia o libertad, entre otros, y con el fin de que el alumnado tenga la posibilidad de reflexionar y compartir sus opiniones en clase.

La experiencia ha sido muy positiva porque nos ha permitido trabajar en equipo y poner sobre la mesa temas muy actuales.

Por otro lado, hemos participado en las ferias de solidaridad durante los meses de abril (en la UAB) y en mayo y junio en las delegaciones de Viladecans, Sant Cugat del Vallès y El Masnou.

Y, por último, hemos estado colaborando en el montaje y desmontaje de la exposición “La màgia de l’Amazònia boliviana: biodiversitat i riquesa cultural”, en la preparación de materiales para el desarrollo de las diferentes actividades que llevamos a los colegios e institutos, traduciendo textos, apoyando en la difusión de las actividades y en muchas otras tareas que no caben en este artículo. En conclusión, no nos ha dado tiempo a aburrirnos y queremos seguir participando en el curso siguiente.

Como propósito para el curso siguiente, queremos activar más las delegaciones de CEAM para que las futuras personas voluntarias puedan disfrutar tanto como lo hemos hecho en la sede central de Barcelona. ¿Te animas a ser una de ellas? Hay muchos proyectos que esperan y necesitamos ideas, frescura y otros conocimientos que tú puedes aportar.